23 de enero de 2009

Arqueología en la calle del Pez, 21.

Tres meses y medio ha tardado el ayuntamiento en cubrir de ¿gris? el rincón de la calle del Pez, 21. Tres meses durante los cuales las ventanas ciegas del edificio han albergado sendas obras de Remed y Tatone, trabajos de una plasticidad si no inédita, casi, en las calles de la capital. La nueva capa de pintura institucional se ha extendido además ("de paso" sería más adecuado) a las obras que el propio Remed, Nano4814 y Speto realizaron posteriormente en la fachada abandonada de la papelería La Cervantina, al otro lado del portal.


Sí han sobrevivido a la pintura las obras de Trabajos en la calle, supondremos que porque no estaban colocadas en superficies sobre las que los operarios estuvieran autorizados a delizar el infalible rodillo, y la aportación al conjunto de E1000, situado justo debajo del Remed blanco-sobre-rojo. Lo que sí parece que aguanta es el Remed de la calle de la Luna.

Remedios, de Flores en el Ático, se ha servido fotografiar el estado del rincón a día de ayer para Escrito en la pared (gracias), una fachada que ha quedado tan gris como el propio día en que fueron tomadas las imágenes. Sólo queda, como quien dice, darle la vuelta a la tortilla y que esos nuevos espacios grises vuelvan a tener ocupantes... esperemos que pronto.

Ahí van los antes y después:

Tatone, Trabajos en la calle, Remed y E1000:




Trabajos en la calle, Remed, Nano4814 y Speto:


Related Posts with Thumbnails