24 de enero de 2009

El Cow Parade de Left Hand Rotation.

Por fin. Creí que nunca iba a llegar... Después de días y días viendo el Reader lleno de alabanzas, jadeos y desmayos de emoción por la invasión vacuna que han sufrido las calles de Madrid recientemente, por fin, por fin, alguien se ha animado a discrepar y hasta a proponer una alternativa a esta muestra de ¿arte urbano?.


Los chicos de Left Hand Rotation han hecho la siguiente Propuesta de proyecto para Matadero Madrid, que reproducimos a continuación con no poco júbilo:
Carta abierta a Matadero Madrid:

Desde Left Hand Rotation queremos proponerles un singular proyecto que unifica algunas de las interesantes actividades culturales que acontecen en la capital. Por una parte nos serviremos de la popular Cow Parade (150 vacas decoradas por artistas colocadas en las calles de Madrid) y por otra del siempre entrañable desfile transhumante de ovejas
(normalmente un super-rebaño de unas 1000 cabezas) que atraviesan la ciudad en el mes de septiembre.

Durante la mañana
El proceso es sencillo: nuestro deseo es conseguir un desfile de ganado cambiando el ovino por el vacuno. De esta forma, la totalidad de las vacas de fibra de vidrio de la variopinta Cow Parade desfilarán hacia las instalaciones de Matadero Madrid situadas en Legazpi ayudadas por ruedas bajos sus bases previamente instaladas. Se propondrá un itinerario por las calles más transitadas con el fin de que los ciudadanos puedan retratar el evento.

Durante la tarde
Como si de un encierro taurino de tratase, en las instalaciones de Matadero Madrid estarán esperando 150 artistas elegidos sin ningún criterio por Left hand Rotation portadores todos de martillos que no tardarán en utilizar.

Como brillante epílogo, cada artista podrá elegir una vaca decorada para pasar a destrozarla inmediatamente.

Con los restos resultantes del material destruído se elaborarán vasijas que serán puestas a la venta en todas y cada una de las sucursales de El Corte Inglés de Madrid.
Desde Escrito en la pared queremos también aportar nuestro granito de arena, y como hemos sido informados de que tras el episodio de secuestro (cuyas razones nos cuesta comprender) y posterior rescate de Albertina Pinturina en la Plaza de Lavapiés, algunas de las vacas están siendo custodiadas (desearía decir escoltadas, pero ello implica movimiento... y no) por la Policía, proponemos: que en aras de la igualdad entre artistas urbanos, las Autoridades dispongan establecer una vigilancia semejante en los emplazamientos que se detallan a continuación, con vistas a que las obras de arte urbano correspondientes permanezcan íntegras e igualmente disfrutables por parte del público.

--Calle Mira el Sol, 24--



--Calle de la Nao--



--Esquina de las calles San Bernardo y La Palma--



--Calle de la Luna, 10--



--Calle Jesús y María, 14--

16 comentarios:

Daniel Lobo dijo...

Amén!

Noches de luna dijo...

Unas obras vienen propuestas desde arriba y otras desde abajo, ya se sabe... todo es un juego.

"Amen!" yo también.

Pablo S. Herrero dijo...

Alabo la iniciativa, tanto la de left hand rotation como la tuya. En Salamanca, hace años se llevó a cabo la misma invasión de ganado vacuno decorado por altísimas personalidades del mundo de las artes elegidos a dedo. Todavía quedan algunos ejemplares que ponen los pelos de punta. De verdad, los pelos de punta. Pocas veces el buen gusto brillo tanto por su ausencia.

julio dijo...

Genial!!! Al principio llegué a pensar que estimabas el rollo ese de las vacas como una muestra de arte urbano!!!! Una buena propuesta la tuya. Me presento voluntario para martillear a quien sea menester, lo llamamos deconstrucción del arte...

Perla del Turia dijo...

Arte urbano no me parece, la verdad -las vacas, quiero decir-, pero como decoración a la Benetton para darle un toque kitsch y de color a la ciudad, no me parece mal. En lo de que nos vendan gato por liebre, o vacuno por creación, ahí sí que estoy de acuerdo contigo: no compro.
Enhorabuena por tu blog, siempre es una inspiración!!

Halo dijo...

geenial

www.lefthandrotation.com dijo...

Gracias Julio y Cia, os guardaremos un martillo a cada uno para cuando hagamos la acción.

Brasas dijo...

Hola. Detesto las vacas esas kitsch pero a decir verdad lo vuestro tampoco me gusta mucho.
¿No es un poco IMPOSICIÓN esto del arte callejero?

Escrito en la pared dijo...

Hola, Brasas.

No entiendo muy bien tu comentario. ¿Qué quieres decir exactamente con que el arte urbano es imposición?

Un saludo y gracias por el comentario.

Brasas dijo...

Me refiero a que escoger el momento y el lugar supone mucho del placer del arte. Una mísma música puede deleitar o torturar a una misma persona según el volumen, la hora del día o la frecuencia con que la oiga. Si te la pones tú mismo no hay problema, (cuando te cansas la quitas).
Pero si te la ponen otros... lo cierto es que tu gusto puede coincidir con el de ellos -O NÓ- ...o incluso ser opuesto.

Imaginemos una persona que pone un graffiti o un stencil sobre una pared en el momento y lugar que le apetece; para esa persona es un acto muy libre, se ha expresado donde, cuando y como ha querido, y cada vez que le apetezca volver a ver su obra puede pasar por allí.
Pero justo en frente de la pared puede vivir una persona a la que no le guste en particular esa obra ni su contenido ni su mensaje y sin embargo tendrá que estar viéndola a todas horas.
Eso quería decir con IMPOSICIÓN, (pensé que se entendía :D

Brasas dijo...

Qué silencio...

Escrito en la pared dijo...

Hola, Brasas.

Evidentemente, no podemos elegir lo que se cruza en nuestro campo visual en la calle, ni la publicidad, ni el arte urbano, por poner dos ejemplos, pero parte de la naturaleza del arte urbano es esa imposición de la que hablas. En cualquier caso, no creo que "encerrar" en museos o galerías las iniciativas de estos artistas pueda ser la solución. Y no se me ocurren otras.

Un saludo.

Brasas dijo...

Lo de la publicidad me parece un caso diferente porque está regulada y cuando invade espacios abusivamente se puede denunciar a la empresa anunciadora.

Volviendo al arte urbano, es cierto que afecta a varias libertades, y eso lo hace controvertido.

En mi opinión es más justo que prevalezca la libertad de los que conviven con esa pared a diario que la de los artistas que simplemente pasaban por allí.
(Todos los artistas ansían un público, pero pienso que ese público hay que ganárselo; que mis dibujos me gusten a mí mucho no significa que tenga que obligar a los demás a verlos, e incluso a convivir con ellos ;)

Saludos

JuanMa dijo...

No se si desentir o no con brasas.

Por un lado, es cierto lo de la imposición, no lo niego. Repudio energicamente que las pintadas se hagan en paredes de propiedades privadas, ya que a buen seguro estas jodiendo al propietario.

Por otra parte, conozco a graffiteros muy muy buenos que hacen pinturas de calidad, y que revalorizan rincones cochambrosos e insulsos, transformando la inmundicia en belleza. Claro que tambien están los que creen que saben pero lo único que hacen es ensuciar la pared, llegando a transformar la belleza en inmundicia..

Personalmente, cuando voy por la calle los graffitis no me estorban, incluso me agradan, siempre y cuando esten hechos con calidad y sin joder la propiedad de nadie. No es lo mismo una buena pintura que un garabato, del mismo modo no es lo mismo que este hecho en la fachada de tu casa que debajo de un puente.

GraffitoNoEsDelito dijo...

Compañero Brasas, creo que el mundo del graffiti es mucho más rico que lo que tu nos cuentas. Te recomiendo
esta opinión donde por cierto también se habla de la Cow Parade. Como dice JuanMa lo que hay que exigir a los escritores de graffiti es que se lo curren. ¡¡Un saludo a todos los "Escritos en la pared"!!!

ASH dijo...

Hola, en Vigo ya se había llevado a cabo una acción crítica con la Cow Parade de 2007

http://fuckcomics.blogspot.com/2007_08_01_archive.html

Related Posts with Thumbnails