12 de mayo de 2008

"Nuevos" lugares de arte urbano en la red I: 59€

[Lo de "nuevos" responde, obviamente, a que son nuevos para mí]

Hace unos años, cuando era el lector empedernido que ya no soy ni de lejos, comentaba con un amigo aquello de que las lecturas lleven necesariamente a otras lecturas, y él apuntaba que mientras que lo que uno lee crece en progresión aritmética, las nuevas lecturas posibles que van surgiendo lo hacen en progresión geométrica, con lo que uno nunca llega a leer todo lo que quiere o todo lo que le parece interesante.

Esto viene al caso porque ocurre algo parecido con la red, y con el tema del arte urbano, que nunca pensé que pudiese dar tanto de sí. Hace unos días, vi que entre las fuentes de tráfico de referencia de este blog que mostraba GoogleAnalytics estaba algo llamado 59€. Investigué y me encontré una iniciativa artística definido como "Proyecto de intervención urbana contra la ordenanza de circulación" de la ciudad de Barcelona. El sitio ya me pareción de por sí interesante, pero más me sorprendió su breve pero intensa selección de enlaces, entre los que estaban, aparte de Escrito en la pared, algunos conocidos (CallejeÁrtelos, Contraindicaciones, Inicios, Schhh, We Make Money Not Art o WoosterCollective) y otros desconocidos que, estando ahí, algo o mucho de interés debían tener. Y fue lo segundo, claro.

En los próximos días daremos cuenta de estos nuevos lugares, unos surgidos a partir de la visita a 59€ y otros decubiertos por otras vías que ya iremos explicando. Hoy, de momento, 59€.


59€: Proyecto de intervención urbana contra la ordenanza de circulación.

Imágenes que hablan por sí solas: hasta dieciséis intervenciones en las que lámparas, cajones, frigoríficos, maletas, sillas, juguetes y hasta un porrón quedan encadenados a las farolas barcelonesas a riesgo de ser "retiradas" por las autoridades municipales.

En sus propias palabras:

Cincuentaynueve es un proyecto de intervención urbana que nace como respuesta crititica (crítica + creativa) a los hechos que se están produciendo en la ciudad de Barcelona, L´Ajuntament modificó a principios del año 2007 la Ordenanza de Circulación de peatones y vehículos, y entre estas modificaciones está la prohibición de aparcar las bicicletas en el mobiliario urbano: semáforos, farolas, bancos, papeleras y árboles bajo pena de multa de 450 euros.
Esto ha provocado que durante más de 1 año en vigor, se hayan retirado numerosas bicicletas sin aviso ni sanciones en algunos casos, cuando lo previsto era inmovilizar el vehículo para no dañar el candado que la aseguraba al mobiliario urbano.
Para compensar este endurecimiento de la ordenanza, se crearon más plazas de aparcamiento para bicicletas, pero siguieron siendo insuficientes para el grandisimo número de desplazamientos que se realizan por la ciudad con estos vehículos.
Por si esto fuera poco, y coincidiendo con la modificación de la ordenanza, se crea el nuevo transporte público de Barcelona; el “Bicing” se extiende por toda la ciudad en muy poco tiempo, un modelo de microglobalización trasladado al transporte que implica uniformidad y control. Como era de preveer, para el correcto funcionamiento del servicio e impulsar su “consumo” se crean numerosas estaciones de aparcamiento donde antes pudo haberlas para vehículos propios.
Cincuentaynueve € recibe el nombre por el coste de retirada de la bicicleta del depósito. 59 €, un gasto que he decidido extrapolar como proyecto artístico y realización personal. La idea consiste en gastar esta cifra en la compra de candados y cadenas, y “aparcar” objetos cotidianos, inútiles y estropeados, que dotan a los semáforos de una vida distinta, los visten de rareza, y ofrecen una lectura singular de la ciudad.

Related Posts with Thumbnails