26 de septiembre de 2010

Bastardilla en Madrid (I): La Tabacalera.

El pasado jueves a mediodía, al salir de la Renfe de Embajadores, me encontré en pleno trabajo a la artista colombiana Bastardilla, de la que hemos hablado aquí en alguna que otra ocasión a propósito de su contribución al rincón del Carrer de Picalquers, en Barcelona, su gran mural guatemalteco, su colaboración con Aterciopelados, aquella obra en Valencia o su aportación a Madrid Poster Art 2009. Ante los primeros trazos, unas líneas enredadas que la delataban a todas luces, no podía uno aún imaginar el resultado final, y mucho menos la intensidad y la potencia del mismo.

A primera hora del jueves hice las fotos de seguridad, mientras los primeros viandantes del día detenían su paso para contemplar, unos curiosos, otros admirados, el nuevo habitante de la puerta sur de La Tabacalera.



A mediodía, la puerta apareció abierta, dejando la obra partida en dos.



Y un poco más tarde, hacia las tres, por fin la luz mejoró: el sol se colaba entre los árboles dejando brillante y sin apenas sombras la obra de Bastardilla.




Tras su paso por el Festival BLK River, en Austria, Bastardilla aterrizó en Madrid para presentar, en la librería El traficante de sueños, una exposición de carteles que podía verse hasta el pasado día 24; dirigir un pequeño taller de plantillas en La Karakola (cuyos resultados se pueden ver en la esquina de la calle Embajadores con la calle Mira El Sol), pintar en el interior del Local B de la misma y dejarnos en plena Glorieta de Embajadores una obra encantadora que esperemos no sucumba (mis dudas tengo) al bombardeo publicitario habitual de la puerta.

Related Posts with Thumbnails