7 de octubre de 2013

Alégrame el día | C215 en Madrid

Nunca he sido demasiado fan de C215, eso es cierto, pero esta tarde sus plantillas en las calles de Malasaña me han hecho pasar un rato memorable, de esos de documentar de otra manera (buscando a veces esos detalles irreconocibles o aparentemente secundarios) y vivir de primera mano y casi por sorpresa las reacciones ante esto que hemos llamado arte urbano; de verme obligado a reivindicar ese tópico tan manido pero no por ello menos cierto de que estas cosas de la calle generan una reacción por medio de la sorpresa: cambian una mirada, alegran una tarde, marcan un hito. Y lo hacen en cualquier persona: menos tal vez en ti, que llevas años viendo estas cosas y estás algo más acostumbrado, y más en aquellas y aquellos que nunca han oído (ni oirán) hablar de Christian Guemy. Un rato, apenas media hora tal vez, en el que se juntó todo: el trabajo (qué frío suena) de C215, la mirada de las chicas de la calle Ballesta, mi propia mirada a través de la cámara y la animada conversación: un intercambio de impresiones propiciado sólo por los retratos de C215, que difícilmente se repetirá, que casi me hizo perder la poca luz que le restaba a la tarde y que hoy consiguió que -a diferencia de otras ocasiones- me sintiese completamente a gusto. Todas estas cosas están detrás de las imágenes de hoy. Se podrá ver o no, pero estar están.




-Mira, mira cómo le queda a él en la cámara, si es que no sabes la de gente que ha venido a hacerle fotos, hasta extranjeros venían... Oye, ¿y por qué los ha hecho ahí que casi no se ven y no aquí... que se vea bien? ¿Pero tú lo conoces? Ay, mira que podría haberme hecho un retrato a mí, ¿verdad?... [risas]





Related Posts with Thumbnails